Cúrcuma como purificador del hígado



Los componentes de la Cúrcuma desintoxican y purifican el hígado, mejoran su funcionamiento, aumentan la producción de ácidos biliares, solubilizan la bilis haciendo que se torne más liquida, contribuye a la expulsión de sales biliares y previenen formación de cálculos biliares. Sus ingredientes activos con curcuminas, terpineol, p-tolimetilcarbinol, ácido cinámico, cafeico, cumarico, borneol, cineol y turmenona.

La cúrcuma proviene de la planta Cúrcuma Longa y ha estado en la India como una especia hace siglos. Tradicionalmente, la gente utiliza la cúrcuma para agregar sabor a sus platos, en muchas culturas se reconoce la especia por sus numerosas propiedades medicinales contra el cáncer y efectos purificadores en el hígado.

Particularmente en el hígado mejora el metabolismo de las grasas, tiene funcionales desintoxicantes, hepatoprotectoras y contribuye a reparar los daño que haya sufrido el hígado derivado de sustancias tóxicas o enfermedades como Cirrosis y Hepatitis C.

A medida que el uso de la cúrcuma sigue creciendo en popularidad, también lo hace el reconocimiento de sus muchos beneficios. Es por esta razón que muchos personas en todo el mundo han decidido comenzar a integrar la cúrcuma  en su vida cotidiana a través de su dieta.

Los métodos para hacerlo son simplemente consumir la cúrcuma como una fuente de alimento, tomar extracto de cúrcuma en forma de píldora, o ingerir de extracto de cúrcuma líquido altamente concentrado.

La cúrcuma es un agente anticáncer de gran alcance y mejor amigo de su hígado

Un estudio reciente publicado en el Asian Pacific Journal of Cancer Prevention, por ejemplo, ha encontrado que una administración dependiente de la dosis de la curcumina activa efectivamente la apoptosis de las células de cáncer de hígado, lo que significa que apuraba la muerte de estas células. En sus conclusiones, los investigadores involucrados en este estudio declararon a la curcumina como un “fito-medicamento prometedor en el tratamiento del cáncer.”
Estudios anteriores han llegado a conclusiones similares, incluyendo un estudio de 2007 publicado en la revista Liver International.
Investigadores del Departamento de Gastroenterología del Centro Médico Sourasky Tel-Aviv en Israel probaron los efectos de la curcumina en ratones con daño hepático inducido por productos químicos. En comparación con los ratones dañados hepáticamente a quienes no se les dio curcumina, aquellos a quienes se les da la especia evitó eficazmente el desarrollo de la cirrosis hepática, un resultado que los investigadores atribuyen a las propiedades antiinflamatorias de la cúrcuma.
“Ya que la ingestión de curcumina es segura en humanos, puede ser razonable evaluar en estudios clínicos el efecto beneficioso de la curcumina en el retraso del desarrollo de la cirrosis hepática”, escribieron los autores en su conclusión

Para añadir más cúrcuma en su dieta aquí te dejamos algunas recetas
Ingredientes necesarios: 3,5 oz / 100 gramos de miel de abejas pura y 1 cucharada de cúrcuma.
Preparación: Añadir 1 cucharada de cúrcuma en 100 gramos de miel cruda. Mezclar bien y colocar la mezcla en un frasco.

Tomado en los primeros síntomas de un resfriado:
Día 1- tomar media cucharadita de la mezcla cada hora durante todo el día
Día 2 – tomar la mitad de una cucharadita de la mezcla cada dos horas
Día 3 – tomar la mitad de una cucharadita de la mezcla tres veces al día

Ingredientes:
1/2 taza de agua
1/4 taza de cúrcuma polvo
aceite de almendras prensado en frío

Preparación:
En una olla pequeña ponemos a hervir media taza de agua. Añadimos un cuarto de taza de cúrcuma en polvo; cuidar siempre la proporción: dos partes de agua, por una parte de cúrcuma. Mezcla bien y con cuidado (la cúrcuma mancha).
Cocina por 10 minutos, hasta que se forme una pasta espesa. Si queda aguada, agrega más cúrcuma. Si queda muy pastoso, agrega un poquito de agua.
Una vez que haya espesado, agrega 2 cucharadas de aceite de almendras prensado en frío o menos, al gusto. Mezcla y deja que dé un hervor antes de retirar del fuego. Esta pasta se puede aguardar en el refrigerador por un mes.

Ingredientes:

1 cucharada de pasta de cúrcuma
1 vaso de leche de tu preferencia
miel al gusto
canela en polvo (opcional)

Preparación:

Para la leche dorada, calienta una taza de leche — puede ser de vaca, soya, almendras, a tu elección— y agrega miel de abeja al gusto. Mezcla a fuego lento hasta que hierva. En este punto, agrega una cucharada de la pasta de cúrcuma. Continúa mezclando hasta que se incorpore bien. Obtendrás una leche de color dorado intenso.
Sirve en una taza con un poco de canela expolvoreada.

Almuerzos y desayunos
Es especialmente adecuada para para el arroz blanco orgánica basmati o indio “salcochado”. El arroz blanco salcochado es a menudo de la India, y es nutritivo y bastante digerible, lo suficiente para ser recomendado por los médicos ayurvédicos . Asegúrese de que el arroz no está sobre cocido o empapado, luego fría ligeramente el arroz en un recipiente adecuado con un aceite orgánico prensado en frío de su elección, espolvoreándolo con pimienta negra. Agregue un poco de cilantro picado.
Prepara unos huevos con mantequilla o aceite de coco Huevos agrega una “pizca” generosa de cúrcuma y sal del mar. No olvides la pimienta.
Utilice lentejas verdes o marrones que se pueden cocinar en alrededor de media hora con una relación de dos-a-uno de líquido por lentejas. Usted puede usar un caldo de verduras orgánicas en lugar de agua purificada y libre de flúor. Cuando las lentejas estén casi hechas, ligeramente revuelva y fría polvo de cúrcuma en mantequilla o preferiblemente aceite de coco. Mezclar la cúrcuma y el aceite con las lentejas y un poco de pimienta negra. Puedes crear un plato similar con garbanzos o frijoles: Pon a remojar garbanzos secos en agua pura durante la noche y los hierve durante media hora más o menos. cubre los garbanzos con un bastante polvo de la cúrcuma, pimienta negra, y un poco de sal de mar mezclada con un aceite orgánico prensado en frío de su elección. Entonces ligeramente ase la mezcla en un horno a nivel medio durante 15 a 20 minutos.

 

 En días Calurosos…
Prepararla poniendo a hervir una raíz de cúrcuma, dejar que se enfríe un poco, descartar la raíz y agregar miel, limón o lima, y una pizca de cúrcuma molida con una pizca de pimienta negra. Vierta sobre hielo y disfrute.
Usted puede mezclar una media banana o una entera con un poco de jengibre rallado o en polvo, miel, jugo de limón recién exprimido, una cucharadita de polen de abeja con dos cucharaditas de pasta de cúrcuma.

 

Contraindicaciones:

No debes consumir cúrcuma cuando sufres de enfermedad biliar, porque la cúrcuma causa contracción muscular en la vesícula biliar.

 

 

Referencias:
http://www.bibliotecapleyades.net/ciencia/ciencia_industryhealthiermedica187.htm
http://www.saludplena.com/index.php/curcuma-como-remedio-para-el-higado/